¿Cómo evitar convertirte en un mal corredor inmobiliario?

Los servicios que brinda un corredor inmobiliario no son baratos, y eso es una actividad que debemos valorar desde principio hasta el final de la negociación, los corredores inmobiliarios son personas encargadas de promocionar, contactar, asesorar y concretar una negociación inmobiliaria, puede ser de venta o de arriendo, por lo que su valor siempre está en el pedestal de las críticas y las miradas de parte de propietarios y de clientes.

Es común ver en anuncios, contacto directo sin corredor, o logra un mejor precio porque estás negociando directamente con los dueños, pero cuando ocurren problemas en el proceso, la parte afectada siempre añora la idea de haber hecho una negociación a través de la asesoría y sistema de trabajo de un corredor inmobiliario, por lo que malos en el proceso no lo son.

Muchos de los clientes de corredores inmobiliarios son propietarios que en el pasado han hecho las negociaciones de forma directa y buscan una experiencia más certera para hacer negocios, personas que han arrendado propiedades y las han recibido en mal estado y sin las garantías necesarias para cubrir los daños, en cierta forma, la función tiene un costo y la parte más importante de su valor está en la experiencia, sin embargo, no todo es flores para los corredores, por lo que aquí hablaremos de algunos puntos a considerar para evitar entrar en la consideración de malos corredores inmobiliarios.

La inexperiencia de los corredores inmobiliarios a la hora de valorar una propiedad

El valor de una propiedad es algo que siempre ha causado problemas a los corredores inmobiliarios o bien, han sido la razón por la que algunos corredores inmobiliarios han quedado fichados cómo malos corredores, en el análisis de este punto vamos a considerar las siguientes fallas en la propuesta de una propiedad por su precio:

El corredor establece un valor bajo de la propiedad: En ocasiones el corredor inmobiliario puede generar pérdidas al cliente por dos motivos, desconocimiento en el evalúo de la propiedad o falta de soporte profesional para ello, o simplemente, el corredor está apurado en hacer una negociación o bien, quiere beneficiar a un comprador, por lo que ante el desconocimiento del usuario asesora con faltas al propietario.

Para evitar esto, es importante que a la hora de valorar tu empresa uses los servicios de un tasador de propiedades, siempre es bueno tener una segunda opinión y si hablamos de la opinión de un profesional que puede certificar el valor de tu inmueble, te ahorrarías todo tipo de riesgos.

El propietario establece un precio inflado o muy alto de la propiedad: En este caso ocurre lo contrario, el propietario quiere ganar más dinero, pidiendo una suma elevada del inmueble, lo que hace que la negociación se dificulte o se haga imposible.

Ante la evaluación de este problema, es importante recurrir a un tasador profesional, y si el cliente evalúa que el precio que le brinda el profesional está muy por debajo del valor que solicita, es mejor dejar de lado la negociación, cuando tenemos una ¿Pero por qué? Si al ganar una comisión porcentual puedo sacar más dinero, eso es cierto, puedes ganar más, quizás ante un alza del precio considerable podría cómo profesional del corretaje evaluar la situación, pero si la suma está muy por encima de los niveles del mercado, es mejor ahorrarse el trabajo, las visitas y asesorías en una propiedad que no tendrá frutos.

En Santiago, los usuarios se asesoran y comparan mucho los precios, ya sabemos que muchos antes de contactar entran en portales de inmobiliarios a comparar precios y distribución de los inmuebles, eso es idéntico tanto para la compra cómo para el arriendo de una propiedad, debido a que encontrar arriendos baratos en Santiago es indispensable para muchos que desean tener sus gastos controlados.

Si quieres evitarte la molestia de ser rechazado cómo corredor inmobiliario, es importante que cuentas con apoyo profesional para la tasación de propiedades, o bien, que le hagas propuestas al propietario de encontrar uno, en ocasiones podemos estar bien informados del mercado y damos el precio exacto para que la negociación se de sin pérdidas, pero si el usuario no está conforme con los niveles de precio te puede generar una reputación de tramposo aún cuando no sea correcto.

No corroborar la información que entrega el dueño con fuentes más formales

La documentación de la propiedad y las condiciones en la que se encuentran el inmueble es importante corroborarlas a través de fuentes formales, es importante verificar el registro de la propiedad inmobiliaria en la fuente oficial que acredite quién es su dueño, verificando en ChileAtiende https://www.chileatiende.gob.cl/fichas/12116-inscripcion-de-una-propiedad, la inscripción de una propiedad inmobiliaria se puede corroborar en el Conservador de Bienes Raíces.

Es sencillo, en su sitio Web puedes encontrar la dirección y en la institución te pueden brindar la información que necesitas para confirmar si realmente la persona que te vende o te arrienda es propietario del inmueble, visita su Web http://www.conservadores.cl/ .  El error de no corroborar antes la información del inmueble puede dejarte en manos de estafadores de oficio, personas que venden una propiedad que no les pertenece y que intentan con contratos privados, simular un proceso que parece normal al cliente, pero que luego de entregado el dinero, se dan a conocer que el proceso estuvo viciado de principio a fin.

Roces en el pago de comisiones

Un proceso que afecta día a día a los corredores inmobiliarios, el proceso de pago de comisiones, mi trabajo tiene un costo, veamos las condiciones del proceso, en los corretajes por ventas de propiedades es común la cobranza de 2% del valor del inmueble, este es el monto que el corredor y el propietario determinan cómo justo, pero si llevamos el porcentaje a calculadora, con una propiedad de 50.000.000 de pesos, el corredor inmobiliario puede recibir 1millón de pesos.

En ese punto comienza el roce con el propietario, cuando ya debemos desembolsar el dinero correspondiente a la venta que muchos la ven cómo 50 millones en ingreso y no 49. Ante este problema muchos corredores inmobiliarios han optado por solicitar el pago de las comisiones por adelantado, pero ya es un problema mayor el proceso, pues ¿quién quería dar el monto por adelantado por una propiedad que no se ha venido? Eso podría generar nuevos esquemas de estafa inmobiliaria del que no queremos ser parte.

Por ello, es importante que se establezca un contrato claro dónde se establece el monto exacto y le tiempo de pago por conceptos de comisiones, pues en ocasiones el usuario dispone a pagar el monto del arriendo, pero si no está establecido los lapsos para el pago, pueden ser semanas, meses, décadas las que se tome el propietario.

En tema de evasión de comisiones, los corredores inmobiliarios tenemos muchos problemas, incluso hay negociaciones que no se llegan a dar, pues al establecerse el contacto entre el vendedor y el comprador, o el arrendador y el cliente, el corredor puede sufrir engaño entre las partes que negocian aparte y terminan por dejarle de lado en la negociación.

Es importante establecer condiciones claras para el pago de negociaciones, así cómo establecer un contrato de compromiso de compra, venta o de arriendo de la propiedad, dónde se establece que la negociación entre las partes contactadas a través del corretaje inmobiliario debe tener un compromiso de exclusividad, de tal forma, que la negociación dejando de lado al corredor puede llevar a acciones legales por parte de la empresa.

No evaluar las condiciones de créditos hipotecarios

El financiamiento para la adquisición de una propiedad inmobiliaria es indispensable evaluarlo con detenimiento, cuales son las condiciones para el financiamiento, el tiempo de entrega del dinero, las condiciones que establece el banco y el cumplimiento de todos los requisitos antes de hacer la negociación.

En ocasiones el corredor inmobiliario deja de lado el poder de este instrumento del mercado, el financiamiento es indispensable para muchos clientes inmobiliarios cuando hablamos de procesos de compra venta, por lo que dejar de lado su importancia nos puede tachar de malos corredores de propiedades,

No evaluar las condiciones civiles del vendedor o arrendador

Comprar una propiedad sin considerar el artículo 150 del código Civil y la mujer, https://www.aijabogados.cl/articulo-150-del-codigo-civil-y-la-mujer/, cuando existe una condición conyugal en el propietario del inmueble, es importante tener claro las condiciones del inmueble y la disponibilidad de ambas parte de hacer la negociación, saltarse eso puede generar una venta fraudulenta, por lo que la propiedad podría no venderse, o bien, podría perderse el dinero en el proceso.

El no considerar las condiciones civiles del propietario según la disposición del artículo 150 del código Civil, puede llevarnos a entrar de forma directa en el ámbito de malos corredores inmobiliarios.

Saltémonos estos problemas, es importante tener claro todas las condiciones del mercado para que no tengamos problemas que nos pueda costar la profesión o que nos lleven a perder mucho dinero en el proceso, es importante ofrecer a los usuarios un proceso transparente y cómo profesionales podemos hacerlo mejor si logramos evitar tener estos contratiempos en mi camino.

2 respuestas a “¿Cómo evitar convertirte en un mal corredor inmobiliario?”

  1. Creo que algo que es complicado entre la relación de corredor y cliente es la atención post venta, cuando hay fallos en el departamento es difícil lograr que se concreten las reparaciones en un período aceptable, yo tenía una fuga de gas, y cuando contactaba con el corredor me mandaba a contactar con post venta en el condominio, luego en el condominio me mandaban a post venta, es un webeo eso, tienen que tener claro que hay que resolver, al final tuve que resolver yo y descontarle los costos al arriendo para que sientan la presión de resolver.

  2. Uno de los detalles en los que más fallan los corredores inmobiliarios es en la asistencia después de haber hecho la contratación, si hay fallos en la propiedad, es un problema para que resuelva y en condominios nuevos, siempre tendrás el lío que no puedes solicitar una reparación tú, sino que tienes que pedirle al corredor que se ponga en contacto con el dueño para que se ponga en contacto con la empresa encargada de post-venta, en fin, es uno de los problemas más fuertes de trabajar con corredores en condominios.

Deja una respuesta